Violencia de Género: ¿Cuál es la clave?

He asistido a numerosas audiencias por casos de violencia de género, en las que se adoptaron medidas de restricción -como prohibición de acercamiento y todo tipo de contacto con la víctima- que el inculpado se comprometió a cumplir, condición sine qua non para que el sujeto pueda recuperar la libertad, no obstante lo cual pasados unos días vi de nuevo al acusado sentado frente a la jueza de Género, detenido por haber incumplido las restricciones, en varios de los casos reincidiendo en lesiones, amenazas y otros delitos en perjuicio de sus ex parejas.

Inmediatamente surge la pregunta. ¿Por dónde pasa la cuestión?, ¿Qué lleva a un sujeto a reincidir en actos violentos contra la mujer?… ¿Idiosincrasia?… ¿O simple machismo?. Sin duda que hay una mezcla de cosas y circunstancias, en las que no están ajenas las adicciones de los individuos, los cuales pude notar que son en su mayoría jóvenes.

Varias veces me he preguntado, ¿es solución encarcelar una y otra vez?, ¿detiene eso el flagelo que cada vez se torna más grave?. Me he respondido que no, y tras analizar distintos aspectos de la situación, a la vez de conversar con especialistas involucrados en la temática, llegué a la conclusión que no es esa la solución.

Lo que pasa es que al Estado no le queda otra, mientras busca las soluciones de fondo. Sin embargo, no podemos echarle toda la carga al Estado. Humildemente considero que todo pasa por una cuestión de educación que debe partir desde el seno familiar. Somos los padres y los mayores los que debemos insistir en inculcar a los niños valores de vida que apuntalen el respeto por las personas, especialmente por las mujeres.

Entiendo que no hay otra solución, ya que no es suficiente con obligar al violento a realizar tratamientos psicológicos, esto ya se torna tardío, según mi modesta opinión. Reitero, todo debe partir desde la cuna, desde el hogar, y somos los padres los responsables de que en el futuro la cuestión no se agrave.
Fuente: nuevodiarioweb.com.ar

You May Also Like

Deja un comentario