Votos y ‘choreo’ en el GBA: ¿Por qué Macri ordenó no reclamar?

En Cambiemos percibieron que los estaban ‘choreando’ en el escrutinio provisorio de Provincia de Buenos Aires cuando la diferencia que le llevaba Mauricio Macri a Daniel Scioli comenzó a bajar velozmente, por debajo de lo que anticipaban las bocas de urna, las mesas testigo y cuanta información previa había en el Comando Electoral.Votos

Pero, mientras Carlos Zannini le decía a Scioli que no reconociera todavía la derrota -porque quizá estaba advertido de lo que sucedía-, el candidato del Frente para la Victoria decidió no demorar más algo que era obvio, que había sido superado, y con mucha hidalguía aceptó el resultado, mascullando una venganza futura contra los K que lo condenaron al oprobio.

Curiosamente, cuando Scioli había reconocido ya la pérdida, se aceleraron los votos que el Correo Argentino informaba que sumaba el FpV contra Cambiemos, y las dudas aumentaron mucho en la sede de la coalición que lidera Macri. No era Juan Claudio Tristán, el hombre de Amado Boudou al frente del Correo, quien merecía las sospechas sino la amiga de José Ottavis, Vanesa Piesciorovski.

En el interín, Mauricio Macri habló con Cristina Fernández de Kirchner, y pactaron el encuentro para hoy (24/11) en la Quinta de Olivos. Luego, enterado de la efervescencia que reinaba entre sus colaboradores, Macri les ordenó no reclamar: Scioli ya había aceptado la derrota, él tenía la reunión con Cristina para ordenar la transición, y ganar por 1 voto es suficiente en un balotaje.

Macri dijo: “Si protestamos, parecerá que perdimos, no que ganamos. Se arruinará el festejo”.

También: “Pongamos la energía en positivo, no nos distraigamos”.

Algunos creen que Macri no quería frustrar el encuentro con Cristina, donde espera reclamarle por el apartamiento de Alejandro Vanoli y el resto del directorio del BCRA, y de la procuradora general Alejandra Gils Carbó, alejamientos anticipados imprescindibles, entre otras cuestiones que llevará Macri.

Sin duda, una decisión arriesgada porque hay que ver si Cristina es tan lineal y receptiva a la necesidad de quien tiene que heredarla.

Ella debería reconocerle que, por ejemplo, Macri aceptó resignar que estaba ‘rompiendo’ la marca del 54,11% de Cristina en una elección, cuando el ‘choreo’ del FpV (motivo verdadero de la renuncia intempestiva de Alejandro Tullio, titular de la Dirección Nacional Electoral), fue imparable. Scioli terminó ganando en Provincia de Buenos Aires y si no ganó a escala nacional sólo fue porque la diferencia era tan grande que el ‘dibujo’ resultaba una tarea imposible.

Luego, es cierto que ganar por 1 voto es suficiente en un balotaje pero también lo es que si Macri hubiese conseguido la diferencia de 10 puntos de ventaja sobre Scioli, tal como estaba previsto en su información interna, hubiese afrontado con otra decisión el anuncio de su gabinete de ministros, por ejemplo.
Fuente: urgente24.com

You May Also Like