Yemen pasa una situación catastrófica tras mil días de guerra

La Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) dijeron que Yemen ha pasado de una crisis a una catástrofe humanitaria cada vez más profunda tras mil días de guerra.

En un comunicado conjunto el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y los directores ejecutivos de Unicef, Anthony Lake, y del PMA, David Beasley, dibujan una situación desesperada en un país en el que la guerra ha provocado “un sufrimiento humano inimaginable”.

Yemen es escenario de un conflicto abierto desde 2014, cuando los rebeldes hutíes ocuparon Saná y otras provincias, y se recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición militar integrada por países suníes y liderada por Arabia Saudí a favor de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi

“El conflicto en Yemen ha creado la peor crisis humanitaria en el mundo, una crisis que afecta a todo el país. El 75% de la población necesita asistencia humanitaria, entre ella 11,3 millones de niños”, señalaron los tres responsables de la OMS, Unicef y el PMA.

“Al menos el 60% de los yemeníes sufren inseguridad alimentaria y 16 millones no tienen acceso a agua potable e instalaciones sanitarias adecuadas. Muchos más yemeníes no tienen acceso a servicios de salud básicos, ya que menos de la mitad de los centros médicos y hospitales funcionan plenamente y el personal sanitario no ha recibido su salario durante meses”, recordaron.

Para la OMS, Unicef, y el PMA estos datos reflejan “lo que sabemos, pero en realidad la situación probablemente sea peor”, dado que las agencias de la ONU no tienen pleno acceso a algunas de las comunidades más afectadas por la guerra y por tanto no pueden evaluar completamente sus necesidades.

“Lo que sí sabemos es que Yemen ha superado el punto de no retorno y ha pasado de un rápido declive de una crisis a una catástrofe que se profundiza”, advirtieron los directores de estas tres agencias de la ONU.

Recientemente la ONU ha podido enviar combustible y alimentos a Yemen a través del puerto de Al Hudayah.

“Es esencial que se mantenga ese suministro, ya que las restricciones sobre las importaciones de combustible han provocado que el precio del diesel se haya duplicado y amenaza el acceso a agua potable porque no funcionan las bombas de agua y al cuidado médico por la falta de generadores y combustible para alimentarlos”, subrayan Tedros, Lake y Beasley.

“Todo esto amenaza los esfuerzos por contener los brotes de difteria, cólera y diarrea aguda” en el país, añadieron.

“Instamos una vez más a todas las partes del conflicto a permitir inmediatamente pleno acceso humanitario en Yemen y a parar los enfrentamientos” armados, dijeron.
Fuente: panamaamerica.com.pa

You May Also Like